Las plantas benefician a la comunidad

LAS PLANTAS BENEFICIAN A LA COMUNIDAD

Por Ing. Federico Martínez M.

¡Hola! Amigos. En el año de 1950 menos del 30% del total de los habitantes del mundo vivían en las ciudades. Según cifras oficiales, para el año 2000, ese porcentaje se elevó al 47% de la población mundial, es decir cerca de los tres mil millones de personas vivían en zonas urbanas. Por otra parte, si no se toman medidas adecuadas está previsto que para el año 2030, aumentara esa cifra hasta alcanzar el 60% de la población mundial (1).

De acuerdo al INEGI, en 1950, poco menos de 43% de la población en México vivía en localidades urbanas, en 1990 era de 71 por ciento y para 2010, esta cifra aumentó a casi 78%.

El porcentaje de personas que habitan en comunidades rurales ha disminuido. En 1950, representaba poco más del 57% del total de la población del país; en 1990 era de 29 por ciento para el 2010, esta cifra disminuyó hasta ubicarse en 22%.

El número de habitantes que tiene una población determina si ésta es rural o urbana. De acuerdo con el INEGI, una población se considera rural cuando tiene menos de 2,500 habitantes, mientras que la urbana es aquella donde viven más de 2,500 personas.

La gente que vive en las comunidades rurales está rodeada de naturaleza, la gente que vive en zonas urbanas no. Los citadinos, sin notarlo, sufren por la falta de ese contacto con la naturaleza al punto de alterar notoriamente su equilibrio emocional y su comportamiento. Afortunadamente, eso tiene remedio.

En un artículo denominado “Canopy and Crime” (Cubierta vegetal y Crimen) de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign (2), nos dice que la vegetación promueve una mayor sensación de comunidad aún en vecindarios pobres, guiando a los residentes a sentirse más seguros y a comportarse de una manera más civilizada con los demás.

De acuerdo a las recopilaciones hechas por la revista Landscape Ontario (3), los espacios verdes pueden aumentar la autoestima. Un estudio de 30 años llevado a cabo por investigadores en el Morton Arboretum revela que cuando se promueven proyectos de paisajismo las comunidades, vecindarios, colonias, desarrollos habitacionales y prisiones, la autoestima aumenta.

El mismo artículo menciona que, de acuerdo a estudios conducidos por el Human Environment Research Laboratory de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, los espacios verdes crean comunidades. Son puntos de reunión que crean tejidos sociales y mejoran el bienestar.

El artículo también menciona que un estudio de la Universidad de Washington encontró que la “ira al volante” es menos probable que ocurra cuando hay naturaleza a la vista. El “efecto inmunizante” revela que el grado de respuesta negativa ante una experiencia estresante es menor cuando la vista de un paisaje natural precedió a la situación estresante.

Un estudio de la Universidad de Michigan (4) demuestra que los espacios verdes renuevan y reponen nuestros centros de control cognitivo. Los participantes en el estudio que tomaron una caminata de 20 minutos en un bosque tuvieron un desempeño en memoria y atención un 20% superior a los que caminaron en un lugar urbano.

Debido a la sicología detrás de las acciones sustentables, los clientes pagarán más por un producto en un centro comercial con un buen trabajo de paisajismo (4).

En todo el mundo es costumbre acompañar con flores ocasiones especiales: nacimientos, cumpleaños, bodas, graduaciones, fiestas, funerales. Recibir o regalar plantas y flores en esas ocasiones especiales es un gesto sumamente apreciado que acerca a las personas.

Las plantas y las flores tienen un efecto sanador en el alma. Todos recordamos con tristeza el atentado terrorista en marzo del 2014 en la estación Atocha en Madrid, España. Para cambiar lo que pudiera ser el permanente recuerdo de un evento traumático, lo que hicieron fue construir un hermoso jardín en el interior de la estación que no solamente cambió la fisonomía del lugar, sino que también cambió la forma de enfrentar una desgracia.

Queremos informar a la gente los poco conocidos beneficios sociales de las plantas y las flores con la esperanza de alentar a los residentes de las ciudades a crear más espacios verdes y, por consecuencia, mejores comunidades.

Comentarios: [email protected]

  1. La migracion campo-ciudad, un grave problema social y educativo Saúl Arnulfo Martínez Campos [email protected] Imelda G. Alcalá-Sánchez, [email protected] Facultad de Derecho Universidad Autónoma de Chihuahua.
  2. Kuo, F.E., & Sullivan, W.C. (2001). Environment and crime in the inner city: Does vegetation reduce crime? Environment & Behavior, 33, 343-367.
  3. Publicado en la revista GrowerTalks. Fecha: 15/09/2009.
  4. Publicado en la revista GrowerTalks. Fecha: 15/03/2009.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *